Viernes, 13 diciembre 2013

La venta del Valencia CF

Bankia no se opone al inversor de Salvo si es solvente y llega en plazo

  • El banco vería febrero como un plazo razonable para cerrar la operación

  • La entidad está recibiendo ofertas pero cualquier comprador debe acabar negociando

El presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, en el palco de Mestalla...

El presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, en el palco de Mestalla este jueves. BIEL ALIÑO

SERGIO ASPAS Valencia – EL MUNDO

Amadeo Salvo desafió a Bankia y Consell cuando en la tarde noche del martes, en plena Junta Ordinaria de Accionistas, tuvo constancia de que el banco le había cerrado las puertas de la refinanciación a la Fundación y, en consecuencia, todo su plan para reflotar al Valencia, después de seis meses intentando encontrar la solución, se iba al traste. Se abrió entonces la veda para vender el club y Amadeo Salvo, como el general Custer, prometió morir con las botas puestas hasta el último instante.

Luego lo pensó mejor, sin salirse del discurso de indignación que le produjo el revés recibido -«Bankia ha sido desleal con su cliente», dijo-, y activó todos sus contactos, establecidos en los últimos meses durante sus viajes por Estados Unidos, China y Emiratos Árabes, donde se reunió con potenciales inversores como posibles compradores del club así como operadores para reanudar las obras del estadio, para tratar de dar con un inversor contrarreloj.

Sigue en ello. Y Bankia, a través de la consultora KPMG, tiene abierta la ventanilla también para Salvo, igual que está negociando con diferentes fondos interesados en comprar el Valencia. Ofertas que, por otra parte, han atendido desde agosto. Pero a Amadeo Salvo, como al resto, se le va a mirar con lupa. Bankia, que lo que quiere es cobrarse su dinero de la Fundación (85 millones), motivo por el que ha iniciado la subasta del 70,4% de la propiedad del Valencia, le pone las mismas condiciones que al resto. La entidad no se opone al posible comprador de Salvo si lo consigue, pero con la condición de que sea fiable, que garantice una estabilidad social, económica y deportiva en el club, y que entre en el club dentro de unos plazos limitados de tiempo para cerrar el acuerdo.

En contra de la teoría de que el Valencia será vendido antes del 31 de diciembre -extremo que dejó entrever el propio presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, tras un acto con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri-, fuentes de la entidad financiera precisaron ayer a ELMUNDO que, aunque no hay fecha prefijada, algo dentro de lo razonable sería dejar de margen hasta el mes de febrero.

Dos meses por delante para escuchar todas las ofertas de fondos de capital que ahora parecen proliferar desde todos los puntos del planeta, aunque ese margen no conlleva que la operación de compra-venta pueda sellarse antes.

La fecha de febrero coincidiría con la finalización de los tres meses -a contar desde el 27 de noviembre-que tiene de plazo la entidad para provisionar el crédito moroso. Es decir, el 27 de agosto la Fundación no cumplió con su obligación de pago de 4,8 millones a Bankia. Tres meses después, el 27 de noviembre, el crédito entró oficialmente en mora y la entidad tiene otro trimestre, hasta el 27 de febrero, para provisionar más cantidad del crédito -una parte ya, que el banco no desvela, ya está dotado-.

En cualquier caso, sea cual sea el comprador, deberá acabar negociando finalmente con el banco, aunque ahora sea la consultora KPMG la que está estudiando las diferentes propuestas.

Queda ahora por ver si Amadeo Salvo es capaz de presentarse ante Bankia con una propuesta que le convenza, pues el banco, independientemente de la enérgica respuesta del presidente en la Junta cargando contra las formas del banco, lo que quiere es una solución global y no tiene duda alguna de que Amadeo Salvo es el primer interesado en auxiliar al club por motivos más que evidentes. Inició un proyecto ambicioso, ha impuesto un nuevo modelo de gestión, y desearía culminar el trabajo. Desea seguir al frente del club, no tanto por apoltronarse en el cargo, como así puede interpretarse, sino porque cree en ese plan que presentó bajo el nombre de Gloval.

El precio de la venta del Valencia quizá lo sepa bien el propio Amadeo Salvo si nos atenemos a las exigencias que puso ante los accionistas para poder justificar, sólo así, la venta del club, tras descabalgarse la vía de la refinanciación.

Tendrá pues que hacer memoria de lo que dijo ante los accionistas y traerse un inversor solvente para poder seguir desarrollando su ambicioso plan. Salvo se refirió entonces a que el comprador debería, además de cumplir con la deuda de la Fundación (85 millones, con los 250 millones del club, los 100 millones que hacen falta para finalizar el nuevo estadio y a los 50 millones, como mínimo, que habría que añadir para potenciar el proyecto deportivo del primer equipo. Total: 485 millones. Casi nada.

Salvo tiene, pues, un gran desafío por delante. Cuenta con tiempo limitado, aunque llegue el último a una cola en la que ya han cogido turno, entre otros, el fondo estadounidense TPG Capital así como diferentes inversores de capital árabe e inglés.

Comentar la noticia

SPOT BAR RESTAURANTE LES CAPSADES ARROCES CHOCHINILLO ANGUILAS AL ALL I PEBRE MARISCO PESCADO TORRADA DE CARNE - JN PRODUCCIONES. http://www.jntv.es/wp-admin/post.php?post=17026&action=edit