Miércoles, 13 noviembre 2013

Eli Sarasola: “Venir a EEUU es probablemente la cosa más difícil que he hecho nunca y estoy orgullosa de haberlo hecho”
Repasamos con la donostiarra su experiencia en Charleston y Colorado • Ahora pone fin a su etapa en Charleston superando una lesión en su mano izquierda · Se despide de su equipo desde la grada

FUTFEM

Elixabete Sarasola Nieto (San Sebastián 12/04/1991) podría definirse como una persona que lucha por cumplir sus sueños. Lleva Donosti en el corazón pese a que en 2009 puso rumbo a Barcelona para jugar en el club donde ganó los primeros títulos. Dejó huella en Añorga y Real pero con quien ganó sus primeros títulos a nivel nacional fue con el Barça (club de sus amores junto con la Real Sociedad). Lo más habitual es que apostara por seguir en Barcelona para jugar Champions por primera vez en su historia, pero dio un cambio en su vida de 360 grados y en agosto de 2012 puso rumbo a Estados Unidos. Ahora debe despedirse del fútbol de Charleston por normativa aunque se quedará a graduarse en la universidad. Un lance fortuito en un entrenamiento le provocó tener que despedirse de la peor de las maneras: sin poder jugar.

• Comenzamos por tu despedida de Charleston… ¿Creíste en algún momento que esto llegaría? ¿Qué vas a hacer ahora?

Eli Sarasola: Las reglas de la NCAA solo dejan competir a los deportistas en cualquier deporte universitario durante 4 años. Cuando empecé a jugar en el College of Charleston sabía que la NCAA solo me había dado dos años para jugar, porque al ser “transfer student” (viniendo de otra universidad) me contaron los años que estuve estudiando en España aunque no hubiera competido en liga universitaria. Pero la verdad es que nunca pensé que pasaría tan rápido. Parece que fue ayer cuando crucé el charco.

Ahora el plan es graduarme aquí. No puedo competir con la universidad, pero seguiré estudiando hasta las navidades que viene. En el plano deportivo, ahora mi prioridad es recuperarme de mi lesión y volver a ponerme en forma para poder jugar. Tengo algunas ideas para este verano, pero todavía queda mucho tiempo para decidir.

•¿Como valorarías estas dos temporadas en Charleston?

Más de una vez he dicho que venir a Charleston ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida, y lo sigo pensando. La temporada pasada fue dura al principio porque tenía que adaptarme a mis compañeras y al idioma, pero enseguida cogí el ritmo y fue una buena temporada. Llegamos a las semifinales de la conferencia y competimos a un muy buen nivel.

Este año ha sido duro, pero de una forma bastante diferente. Vine en buena forma de jugar en Colorado este verano. Tenía un entrenador de porteros muy bueno y corregimos muchos pequeños detalles que me ayudaron a mejorar mucho. Jugué todos los partidos de temporada, y la semana anterior a empezar la temporada me rompí el pulgar en un entrenamiento. Ha sido duro ver a mi equipo desde fuera y no poder hacer nada para ayudar, pero de estas situaciones también se aprende. La lesión me ha dado la oportunidad de ver el “soccer” desde una perspectiva diferente.

• Cómo valoras tu nivel respecto a la liga que has vivido en EEUU y las diferencias básicas que has encontrado con la liga de Primera de aquí a lo que has vivido allí.

La verdad es que en EEUU me he encontrado de todo. Hemos jugado contra equipos de niveles muy diferentes. Equipos como FSU, Illinois o Wake Forest, que tienen jugadoras de mucho nivel como Vanessa Di Bernardo, y equipos dentro de nuestra conferencia que son más de nuestro nivel. Hay tantos equipos en Division I universitaria que es difícil decir si el nivel es mejor o peor. En España solemos jugar contra equipos universitarios americanos que vienen casi de vacaciones y creo que tenemos un concepto erróneo. Si Barça o Athletic jugaran contra UNC Chapel Hill, UCLA, Portland o Virginia estoy segura de que los resultados serían bastante diferentes. En cuanto a mi nivel respecto a la liga, otra vez, depende de contra quien te enfrentes o compares.

• De todo lo que has aprendido… ¿En qué crees que has mejorado desde que estás allí?

He pasado por 3 entrenadores de porteros diferentes entre Charleston y Colorado y la verdad es que he aprendido cosas diferentes de los tres. Como he dicho antes, mi entrenador de Colorado me ayudó mucho a pulir la técnica y mejorar pequeños detalles. Por otra parte, aquí se le da mucha importancia al nivel físico. A mi nunca me ha gustado correr, creo que todas las porteras estarán de acuerdo conmigo… (ríe), pero entrenar a este nivel me ha ayudado en muchos aspectos; fuerza, potencia, velocidad, reflejos… Creo que en general soy mejor jugadora de lo que era hace 2 años.

• Ya no solo deportivamente sino personalmente, ¿qué diferencias hay entre la Eli que llegó allí a la Eli que eres ahora?

Esta experiencia me ha ayudado mucho a madurar como persona. Creo que hay bastantes diferencias porque estar tan lejos de casa durante tanto tiempo te hace ver las cosas desde un punto de vista diferente. Valorarlas más supongo. Quiero pensar que soy un poco mejor en todos los sentidos.

• ¿Estás siguiendo la liga de aquí? El Barça en octavos, doblete… un Barça que parece destinado a hacer historia….

Sigo la liga todos los fines de semana y suelo comentar los resultados con mi padre. El Barça está en un momento de forma espectacular. Tiene jugadoras muy buenas y un gran grupo humano. Xavi lleva tiempo haciendo las cosas muy bien.

• ¿Te has llegado a arrepentir de haberte marchado?

La respuesta es no. Viví tres años increíbles en Barcelona. Tuve la suerte de ganar títulos por primera vez en el club y conocer a personas que todavía puedo llamar amigas, pero esta experiencia me está aportando cosas muy diferentes. Soy el tipo de persona que necesita nuevos retos en la vida. Venir a EEUU es probablemente la cosa más difícil que he hecho nunca, tanto la decisión como la experiencia, y estoy orgullosa de haberlo hecho.

• Has pasado recientemente por una operación en tu mano izquierda ¿cómo estás y qué fue lo que pasó?

Me lesioné hace como un mes entrenando. Estábamos jugando 3×3 y tuve que hacer una parada en un balón a bocajarro. Fue una jugada rápida y al reaccionar golpee mi pulgar izquierdo con la palma de mi mano derecha. Fui a vendarme la mano y volví al entrenamiento. Lo gracioso es que esa tarde tenía médico por mi pulgar derecho, y aprovechando le dije que si me podía mirar el izquierdo. Resulta que había estado jugando con el pulgar derecho roto desde pretemporada, pero se estaba curando solo y no iba a necesitar cirugía. No tuve la misma suerte con el izquierdo. Me rompí el 30% de la articulación y había riesgo de dislocación, así que tuve que pasar por el “taller”.

Estoy mejor de lo que esperaba la verdad. Una lesión en esta liga te puede dejar fuera para toda la temporada porque dura apenas 3 meses. No poder jugar los partidos de conferencia y tener que despedirme de mi equipo así me dejo bastante tocada, pero sé que esto no es el final de mi carrera futbolística, así que ahora solo pienso en recuperarme y volver a entrenar.

• De tus temporadas en EEUU dinos… tu mejor recuerdo y algo para olvidar…

Tengo muchos recuerdos bonitos aquí. He tenido la suerte de poder viajar por casi todo el país y conocer a personas increíbles, pero si me preguntas por un momento deportivo creo que es ganar los cuartos de final de nuestra conferencia contra Samford en su campo. Fue un buen partido.

El peor fue sin duda cuando me dijeron que me tenían que operar y me esperaban 3 meses de recuperación. Sabía que no iba a poder volver a vestir los colores de mi universidad nunca más.

• ¿Qué sentiste la primera vez que jugaste allí y ahora que te vas…?

Pasé alrededor de un mes esperando a poder jugar cuando llegué a Estados Unidos por el papeleo internacional, así que imagínate las ganas. Me dieron el OK justo antes de viajar a Davidson, y jugué la segunda parte del partido. Nunca olvidaré esos 45 minutos. Mis compañeras me felicitaron y me sentí muy arropada.
Ahora la despedida es muy agridulce. Me fastidia no haber terminado jugando porque adoro esta universidad y equipo, pero sé que Charleston siempre será una parte de mi y pienso seguir ligada a esta ciudad de por vida.

• Dinos algo que traerías del sistema de trabajo a España de allí…

Creo que la mayor diferencia a la hora de trabajar los equipos es el físico. Nunca he sido partidaria de basar el juego en el físico, y sigo sin serlo, pero me he dado cuenta de que es un factor bastante importante. Si lo piensas un poco, la selección de EEUU supera al resto de quipos por su potencial físico. Por supuesto que tienen jugadoras con calidad técnica (Megan Rapinoe, Tobin Heath o Carly Lloyd) pero la mayoría son portentos físicos, como Abby Wambach, Alex Morgan o Sydney Leroux. Creo que la combinación entre la calidad que hay en España y el trabajo físico de aquí sería perfecta.

• ¿Destacarías de allí algo que no haya estado a la altura de tus expectativas?

Quizás hubiera esperado un poco más del estilo de juego de algunos equipos. Hay muchas universidades que están adoptando el estilo de juego más de toque, pero otros equipos juegan al balonazo y a correr. Y no solo a nivel universitario, me lo he encontrado también en la W-league en verano. Yo he tenido la suerte de coincidir con entrenadores que les gusta el juego de toque, y no me ha costado mucho adaptarme.

• Ahora hay muchas jugadoras con ganas de irse a probar fuera de España, ¿qué les aconsejarías?

Yo lo recomiendo 100%. Especialmente jugadoras jóvenes que quieren jugar en el extranjero y estudiar. Es una experiencia genial y con un poco de suerte puedes sacarte una carrera sin pagar un céntimo. Muchas universidades buscan jugadoras extranjeras y hay muchas oportunidades de conseguir becas completas.

• Aparte de tu tierra… ¿qué es lo que más se echa de menos a tantos kilómetros de casa?

¡Con lo de mi tierra has dado en el clavo! Pero hay muchas cosas que echo de menos. Mi familia y amigas por encima de todo. Llevo un año sin verles y tengo muchas ganas de volver a casa por navidad. También echo muchísimo de menos la comida. El año pasado le hice a mi madre cocinarme lentejas cuando volví a casa (ríe). Y este año les haré cocinarme algo también, pero todavía no he decidido qué.

• Y para terminar…¿volverás a España a jugar o te gustaría probar otras ligas?

Si te digo la verdad no tengo ni idea de qué va a pasar conmigo en el próximo año. No descarto ninguna posibilidad. Me gustaría quedarme en EEUU, pero no es tan fácil como suena. Me encantaría probar otras ligas en el mundo, por el hecho de viajar y experimentar otras culturas, pero primero tengo que recuperarme de la lesión, graduarme, y luego ya veremos lo que me depara el futuro.

Comentar la noticia

SPOT BAR RESTAURANTE LES CAPSADES ARROCES CHOCHINILLO ANGUILAS AL ALL I PEBRE MARISCO PESCADO TORRADA DE CARNE - JN PRODUCCIONES. http://www.jntv.es/wp-admin/post.php?post=17026&action=edit