Jueves, 13 enero 2011

Juveniles C.F.Alcala


Los 300 empiezan el año como lo terminaron, ganando, con la mayor victoria de la temporada: 7-0 ante el Traiguera.
por Antonio Bruño Suñol

08/01/2.011
Con dos victorias consecutivas, agitan la liga como se agitaban los mares al paso de los barcos cristianos y musulmanes el 7 de Octubre de 1.571 en el Golfo de Lepanto, situado en el Peloponeso. Se libraba el mayor combate naval de todos los tiempos, la batalla de Lepanto. Otra liga, la denominada Liga Santa, formada a la llamada del papa Pio V por España, Venecia, Génova y los Estados Pontificios, con 91.000 hombres embarcados en 208 galeras, galeazas y fragatas, con 1334 piezas de artillería, se disponían a frenar el avance turco hacia Europa, que habian conquistado Venecia con unos efectivos de 92.000 hombres en 251 galeras y galeotas, armadas con 741 piezas de artillería. España aportaba el mayor numero de embarcaciones y soldados, los tercios, considerados los boinas verdes de la época. Además, toda la coalición era dirigida por un español, Don Juan de Austria. Eran tiempos de lucha y valor, transmitido 440 años después en el ejercito Xivertense, que formaba con Charly, que atacaba de nuevo bajo los palos, Carlos, Jonathan, Oscar, Alex y Jordan en Defensa; Imanol, Bryan, Raúl, Joan y Jorge en el centro del campo donde, otra vez, se soportaba el peso del partido. En punta, los artilleros David y Gerard. Todos bajo el mando de los incombustibles Chema y Visen. Hace 440 años, Felipe II, Rey de España, dominaba el Mediterráneo y la mayor parte del mundo conocido. Bastaron 8 minutos, en el 2, el 4 y el 8, para que los 300 dejaran claro quien dominaba el San Fernando, Gerard , por dos veces y David perforaban la portería rival. El Traiguera no se dio por vencido, con un juego contundente y contraataques esporádicos ponía en apuros a la defensa Xivertense. Pocas fueron las veces que traspasaron la línea defensiva, pero tras ella estaba Charly parándolo todo con la resolución y serenidad que les daba el resultado. El Traiguera era frenado una y otra vez y el Alcalá circulaba el cuero con serenidad y determinación. Chema y Visen supieron inculcar a sus pupilos un ardor guerrero que, aun con 3 goles a favor, ponía en aprietos al equipo rival. En los minutos 37 y 38 Joan y Gerard remataban sendos disparos a bocajarro que eran detenidos in extremis por el portero. El Traiguera estaba en serios apuros, como en serios apuros se encontraban los turcos otomanos frente a la Liga Santa, que frenaba el expansionismo turco por el mar Mediterráneo occidental. A pesar la de la determinante participación de los estados italianos, la victoria se puede considerar española, dado que el verdadero combate lo sostuvieron los tercios españoles embarcados para la ocasión.
El partido ya estaba en el descanso en poder de los locales, pero 2 minutos tras la reanudación Charly se empleaba a fondo con otro paradón, y 9 minutos mas tarde, en el 47 marcara un gol nada usual, de “portería a portería”, tras tocar en un defensa contrario. En el minuto 69, la contundencia del Traiguera se traducía en la expulsión de uno de sus jugadores por doble amonestación. Los 300 seguían sin cerrar líneas, y continuaban atacando, un minuto mas tarde Joan repetía, con un disparo suave y colocado por toda la escuadra. Ya en los últimos minutos Alex convertía en gol un penalti que, por fin, el arbitro se decidía a pitar, y Jonathan remataba de cabeza, estableciendo el 7-0 definitivo. La armada, al mando de D. Juan de Austria, combinaba la velocidad de las galeras con la potencia atacante de las galeazas. La batalla se convirtió en un cuerpo a cuerpo naval, en donde los barcos casi se tocaban los unos a los otros y los abordajes y cañonazos entre ellos eran continuos. El Alcalá supo combinar la seguridad en portería y defensa, la velocidad en la línea de medio campo y la potencia de sus delanteros. En Lepanto, un español, Miguel de Cervantes, era alcanzado por un cañonazo en su mano izquierda, como en el San Fernando, era cañoneado una y otra vez Gerard por los jugadores rivales. Fue victima de un penalti que todos vieron y “oyeron” excepto el arbitro. Al primero no le impidió el escribir la mejor obra literaria de todos los tiempos, El Quijote, y al segundo no le impedía quedarse a un gol del “hat trick”, al igual que Joan. El San Fernando se quedaba con la portería a 0 y otros 7 goles en “el saco”. Los 300 respondían a la contundencia del Traiguera donde más les dolía: en el marcador. En Lepanto la victoria cristiana fue contundente, las bajas de la Liga Santa fueron de 8.000, de los cuales 2.000 eran españoles, frente a las 40.000 del ejercito Turco, que volvía a casa con solamente 30 de sus barcos, el mismo numero de naves aliadas, pero a la inversa se hundió en el mar. La guerra entre Europa y el imperio Otomano duraría dos siglos, pero seria la batalla de Lepanto la que decidió este largo conflicto que arrastro a varias generaciones. Fue la segunda batalla más sangrienta de la historia.

Comentar la noticia

SPOT BAR RESTAURANTE LES CAPSADES ARROCES CHOCHINILLO ANGUILAS AL ALL I PEBRE MARISCO PESCADO TORRADA DE CARNE - JN PRODUCCIONES. http://www.jntv.es/wp-admin/post.php?post=17026&action=edit